No Biblia Relacional

Versículo Cuarto: El daño de la literatura sin pensamiento. Metamor, compersión y otros vocablos del montón

This page belongs to the LIBRO PRIMERO section

Last update: 08/02/2020

Antes de entrar en desarrollar este punto, me gustaría poner encima de la mesa una serie de vocablos inventados (o hispanizados a partir de vocablos americanos):

-Compersión. Una situación compersiva la definen como el momento en el que te sientes contento o feliz por la felicidad de tu pareja al ser feliz con otra persona. Es la situación idílica supuestamente deseable, a la que deberíamos llegar. Es por lo tanto un vocablo que nos crea una expectativa y que desvirtúa otros sentimientos que puede ser legítimos como no soportar a esa otra persona.

-Metamor. Metamor es la palabra generada para hacer referencia a otra pareja de tu pareja. Es algo así como la copareja. Lo que de toda la vida fue "la otra/ el otro" pero con un nombre bonito. Ponerle un nombre así supone darle siempre un valor y retirarle la posibilidad de odio o rechazo. (Vamos que llamarle Metamor supone forzar una relación aunque no sea deseada).

-Escalera relacional. Es un término traducido del inglés que tiene que ver con que las relaciones suponen una progresividad. Algunas personas lo ponen en duda, pero es normal que esto exista ya que todos tenemos unas expectativas relacionales. Si es importante ponerle nombre y hablar de ellas pero es algo que ocurre con cualquier interacción social.

-NRE (New Relationship Energy). Un término yanki para definir el “enchoche”.

-Gestionar. Consideramos gestionar todos los esfuerzos puestos en buscar algún cambio relacional, organizar el tiempo o hacer que las cosas funcionen bien. A veces supone forzar, supone hacer que algo vaya como queremos que vaya por nuestra cabezonería y por lo tanto puede estar asociado a sufrimiento.

Ya tenemos suficientes ejemplos. Hemos leído en múltiples libros de autoayuda no monógama que hay una serie de formas de hacer las cosas. Existe una relación idílica, un punto de equilibrio al que podemos llegar…

Mi punto de partida es que esa situación es irreal ya que partimos de una situación lejana a nuestra realidad social. En primer lugar porque hasta ahora los manuales eran de origen anglosajón y carecían de contexto cultural adaptado a nuestro ambiente (Ética promiscua nos recomienda ligar en festivales del Renacimiento y lo más parecido que tenemos es la Reconquista en Vigo). A partir de ellos hemos creado nuestro sistema ideológico y hemos desvirtuado elementos propios de nuestra forma relacional a favor de estos sistemas externos.

No podemos forzar relaciones porque es lo que idílicamente nos narran las tablas de la ley. No podemos tomar los libros de autoayuda como si se tratasen de Biblias relacionales.

A veces llevarse bien con nuestro "Metamor" es imposible. Uno por qué se trata de una competición directa por la intimidad. Dos porque aún habiendo un acuerdo de tiempos esta persona puede no agradarte. Puede ser distinta a ti, ideológicamente opuesta, parecerte gilipollas, tonta o cualquier otra característica que no te agrade.

Si en los grupos de amigos nos alejamos de aquellas personas que nos resultan insoportables… En los grupos afectivos lo forzamos. No se puede forzar lo afectivo.

En este contexto y bajo la premisa de "Es lo que debemos hacer por qué es lo socialmente deseable" podemos esconder nuevamente situaciones de abuso.

Es necesario replantearnos nuestra agenda grupal en aras de comprobar si nos estamos encerrando en nuestra parcela de felicidad. Si nuestro grupo de amigos es "sólo" el de los grupos no monógamos. Si no tenemos vida de parejas más allá de las actividades de estos grupos. Sí nuestras gestiones nos comen más tiempo que nuestras celebraciones. Si usamos una jerga que nuestros vínculos de fuera no entienden… A lo mejor estamos escondiendo nuestro malestar detrás de una idea que nos agrada como modo de vida.

Si nos sentimos culpables por decisiones lógicas que llevan impactos relacionales. Si continuamos una relación más allá de lo que vendría siendo sano (lo que los libros ahora llaman "tóxica") por qué es lo que se supone que debe ser en este contexto.

Si enmascaramos situaciones negativas bajo la premisa de que mejorará o que es lo que hay que hacer, estamos escondiendo el abuso tras la ideología.

No Biblia Relacional

La guía no definitiva de las relaciones no definitivas

La no biblia es una pequeña guía de cómo no hacer las cosas. Es un recopilatorio de argumentos de rajamiento en torno a las no monogamias poniendo a parir todo aquello que nos hemos encontrado.