No Biblia Relacional

Versículo segundo: Como gestionar a personas incómodas

This page belongs to the LIBRO TERCERO, LEVÍTICO section

Last update: 08/02/2020

En cuanto a la gestión de personas incómodas es necesario dedicar un punto a parte de la gestión de conflictos. No se trata de una divergencia ante un hecho, si no de la existencia de un patrón conductual sostenido en el tiempo y que abarca a diferentes personas afectadas.

1.Cuál es el origen de la incomodidad?

Es importante analizar de dónde viene la incomodidad con esa persona. ¿Se trata de cómo esta persona se comporta con nosotros? ¿Es una respuesta grupal ante algo inherente a la persona?.

Es importante volver a hablar de las normativas en los espacios. Si en la normativa ya está presente que una acción no es aceptable, a la persona que recurre varias veces en ella se le puede realizar una intervención basada en lo que se tenga previsto como reacción institucional. Me explico: Si la normativa tiene como epígrafe “Los encuentros no son unos espacios para ligar” (Robado de algún espacio conocido) cuando una persona se salta esta norma de manera reiterada, se le ha de confrontar con ello. ¿Pero somos igual de permisivos con todas las personas?.

La flexibilidad y conceptualización de la norma es un punto que nos debemos poner en duda. No es la misma reacción por parte de las personas asistentes cuando la persona que se salta la normativa cumple los cánones sociales que cuando no. ¿Nos incomoda que una persona se salte la norma de no ligoteo o nos incomoda que una persona gorda se salte la norma de no ligoteo? ¿Cuál es el límite a la hora de comunicar una situación incómoda con alguien que le cuesta entenderlo? ¿Ponemos el énfasis en la cantidad de veces que lo comunicamos o en la calidad del mensaje?

2. Cómo transmitimos que esa incomodidad es algo incorrecto?

Hemos decidido que somos los causantes de nuestra incomodidad en relación al otro pero no somos capaces de modificar su origen.

Hemos decidido que la causa de esa incomodidad es la otra persona.

Hemos decidido que la causa de la incomodidad es el comportamiento de la otra persona.

A este punto os he mentido y no tengo una respuesta a cómo transmitir esta incomodidad de una manera correcta. No hay una manera correcta de transmitir que la incomodidad sin que nos resulte molesto (Ya parte de un punto molesto, ya estamos incómodos).

Puedes buscar en google formas de Comunicación No Violenta (CNV) y estarás perpetuando otra forma de violencia. La CNV son una serie de habilidades comunicativas que nos permiten transmitir la culpabilidad al oyente, desarmando cualquier respuesta posible a esa situación ya que la manera de transmitir el mensaje es muy correcta. No recurramos a la CNV como forma de comunicación, inventemonos modelos alternativos que no pasen por la manipulación total de nuestro interlocutor. Para transmitir una incomodidad:

1.Reconozcamos nuestra incomodidad. Verbalizamos que esto es incomodo. Por ejemplo: Esta situación me es incomoda ya que no me gusta que me toquen personas con las que no tengo confianza. Podrías por favor me cago en todo, dejar de acercarte tanto. En serio te huele el aliento toma un caramelo. (Vale, he sido un poco bruto, pero creo que se entiende.).

2.¿Cuáles son nuestros límites?. Antes de comunicarnos de manera sincera con otras personas y cagarnos en la existencia, es importante fijar límites.

3. Permitamos el mismo nivel de sinceridad en ambas partes y llevemoslo hasta donde podamos.

4. En caso de ser posible cuidemos el vínculo.

Vamos a un ejemplo práctico: Tenemos un amigo que resulta molesto al ligar. Se pone nervioso e invade espacios personales… Ahora analicemos: La incomodidad viene por dos puntos. Uno por que nuestro amigo invade demasiado el espacio personal de otros. Otro por que nuestro amigo no cumple los cánones sociales de belleza y claro con una persona guapa de ver existen menos límites.

En este caso existe la responsabilidad social de transmitir la incomodidad por respetar el espacio de los demás y el cuidado oportuno de acompañar a nuestro amigo en su falta de canonia social.

En un caso en el que una persona resulta pesada por algún tipo de diversidad funcional, se ha de repetir la misma consigna sobre los límites hasta que esta persona deje de acudir a nuestras quedadas grupales. O ignorarlo hasta que desaparezca.

Después de decir estas dos estupideces, creo muy necesario abrir el debate en torno a cómo nos comunicamos en las comunidades y grupos ante las situaciones que resultan incómodas. No se trata de aplicar un manual comunicativo de manera taxativa, se trata de analizar el poder de nuestra comunicación.

-¿Comunicaría igual esta información a alguién que está bien posicionado en el grupo que a esta otra persona?.

-¿Existe alguna diferencia de lo que voy a comunicar por que se trate de esta persona en concreto?.

-¿Si esta situación nos pasa a varias personas, como es que nadie lo ha dicho hasta ahora? ¿O se ha dicho y no tiene ningún efecto? ¿Hay alguna otra manera de comunicarlo?.

Transmitir una incomodidad va a ser incómodo. No transmitirla va a mantener la situación en el tiempo y a traernos problemas mayores. Es importante que rompamos las incomodidades y que nos enfrentemos a ellas. Y para ello es necesaria una buena normativa de las comunidades e instituciones, donde se reflejen todas estas conductas y sus repercusiones.

No Biblia Relacional

La guía no definitiva de las relaciones no definitivas

La no biblia es una pequeña guía de cómo no hacer las cosas. Es un recopilatorio de argumentos de rajamiento en torno a las no monogamias poniendo a parir todo aquello que nos hemos encontrado.